Descentralización bancaria: sé tu propio banco

Escrito por Davies en / Tiempo de lectura: 4 minutes.

Descentralización bancaria: sé tu propio banco

¿Alguna vez has escuchado hablar de la economía descentralizada?, ¿sabes cómo surge?, ¿qué papel cumplen los bancos en este sentido?, ¿qué proporcionan los intercambios descentralizados?

Queremos contártelo.

 

¿Sabes cómo surge la descentralización bancaria actual?

Estas son algunas de las preguntas que comienzan a surgir de la mano de los avances en la economía y la digitalización. Interrogantes que nacen de una situación de cambio acentuada, en su mayoría, por la Gran Recesión. Incertidumbre que se gesta y que da un giro al sistema financiero consolidado hasta entonces.

Surgen nuevas alternativas a los modelos tradicionales de negocio y parece que algo está a punto de cambiar. Comienzan a surgir nuevos sistemas de banca descentralizada, de manera que lo que, en un principio, podía parecer un sueño utópico, empezaba a dar sus primeros pasos en la realidad.

Para dar forma a lo que os estamos contando, queremos compartir con vosotros algunos ejemplos de este tipo de descentralización bancaria. Hemos recopilado algunos sistemas que han ido surgiendo con el paso de los años.

La Banca Descentralizada en Suecia, la moneda de papel en China, o el propio Bitcoin desarrollado en 2009, con el objetivo prioritario de proporcionar mayor seguridad y control en el intercambio de bienes y servicios, son algunos ejemplos de la descentralización bancaria.

 

Nuevas ideas en la economía descentralizada

La transformación digital, así como el cambio en los modelos de negocio, parecen acechar a todos los sectores de la sociedad. El financiero puede ser una prueba clara de ello, pues hemos visto cómo en los últimos diez años han ido surgiendo numerosas ideas de economía descentralizada. En este contexto comienzan a jugar un papel importante las criptomonedas. Hablamos la creación de blockchain-bitcoin como un cuerpo único.

Os estaréis preguntando ¿qué es el blockchain? En general, hace referencia a una cadena de bloques. Una base de datos en la cual solo se puede escribir y consultar datos pero nunca modificar y que además todos los participantes tienen una copia, convirtiéndola en una fuente de datos segura e inamovible. Por tanto, se trata de una tecnología que hace posible el consenso: “si todos tenemos esa información, esa información es verdad”.

Esto no solo demuestra que las ideas pueden transformarse en una realidad consolidada, sino que también refleja la evolución de los sistemas bancarios. Es posible que, de aquí a unos años, la confianza deje de estar depositada en gobiernos o personas para ser invertida en los números y la tecnología. Los datos demuestran que la economía avanza hacia un sistema cada vez más descentralizado y más seguro, pero ¿hasta dónde está el mundo dispuesto a llegar?

Las novedades y la asunción de riesgos pueden causar cierta incertidumbre, pero es importante saber que el primer paso para crecer es afrontarlos.

¿Podríamos afirmar que Bitcoin ha sido la base de una futura revolución en la economía?

 

¿Qué aporta la descentralización?

Curiosamente, la descentralización bancaria es un término que surge a la par de las criptomonedas. No es casualidad, pues ya hay quien prefiere calificar este proceso como ‘criptobanca’. La descentralización aporta la posibilidad de realizar servicios de préstamo y calificación crediticia sin intermediarios, a diferencia de la economía centralizada.

De esta forma, hablamos de un proceso mucho más rápido y fluido. Para comprender de qué se trata, es necesario conocer el lenguaje en el que se habla: blockchain. Gracias a esta tecnología, la transparencia y el seguimiento de las transacciones se han convertido en una de las principales aportaciones de las criptomonedas como sistema de descentralización.

Es posible que nos encontremos ante dos claves de la disrupción que ya están acechando al mundo. Hablamos de criptomonedas y cadenas de bloques.

Como consecuencia de estos procesos, puede que todos vosotros ya podáis ser vuestro propio banco. Somos conscientes de que, durante la última década, se han producido numerosos cambios que atienden a sistemas colaborativos y descentralizados. ¿Por qué deberíamos adaptarnos a este tipo de sistemas?, ¿son el futuro de la descentralización? ¡Piénsalo!

En la sociedad ya se está gestando parte de un adiós a la autoridad central. Prueba de ello es el estudio publicado por el banco de España, Decentralized multinational Banks and risk taking: the Spanish experience in the crisis. Os contamos esto porque, en palabras de Isabel Argimón, “un modelo de negocio descentralizado y con presencia en varios países con ciclos económicos poco correlacionados puede tener un efecto positivo en la estabilidad de los resultados de los grupos bancarios”.

Pero, sobre todo, la descentralización permite que tú puedas ser tu propio banco.