Descentralización bancaria: sé tu propio banco




                  Resulta inevitable establecer una relación directa entre los pagos instantáneos y las transacciones digitales, pues podría decirse que los segundos hacen posible los primeros. Puede parecer surrealista, pero, todavía hoy, pese al mundo digitalizado en el que vivimos, y pese a la celeridad con la que ocurre todo en la red, gran parte de los pagos electrónicos que realizamos aún pueden tardar todo un día en ser procesados.

                  ¿Alguna vez habéis necesitado realizar una transacción para que llegue inmediatamente a su beneficiario?, ¿cuánto tiempo ha tardado en ser recibida?, ¿en algún momento habéis deseado que estos pagos fueran instantáneos y a bajo coste?

                  En este post queremos compartir contigo algunas ideas al respecto. ¿Estás dispuesto a sumergirte con nosotros?

                   

                  Qué son los pagos instantáneos

                  Cuando hablamos de pagos instantáneos hacemos referencia a la inmediatez. A la posibilidad de realizar transacciones y hacer que el dinero esté disponible en pocos segundos en la cuenta del beneficiario a cualquier hora y momento del día. Hablamos de la eliminación de todo tipo de barreras. Sin embargo, este tipo de operaciones a veces puede acarrear un coste.

                  No obstante, apuesto cualquier cosa a que cuando te hablo de transacciones o transferencias, inmediatamente tu cabeza empieza a pensar en las entidades bancarias. Se trata de algo lógico y normal si entendemos que, tradicionalmente, hemos vivido en una sociedad cuyas acciones financieras, como las transferencias, se encuentran intermediadas por las propias entidades.

                  Cuando existen intermediarios, el tiempo se vuelve más lento y las operaciones suelen llevar consigo un coste, sobre todo en las operaciones internacionales que requieren el código SWIFT. La inmediatez juega un papel decisivo en casi todas las acciones que queramos llevar a cabo en nuestra vida diaria. Lo queremos aquí y ahora. Algunos profesionales han encontrado en esta reflexión un objetivo, de manera que se han ido creando nuevos sistemas para realizar pagos instantáneos a un bajo coste.

                  Los bancos son testigos directos de todas y cada una de las transacciones que se realizan día a día. Enviar dinero de una cuenta a otra se ha convertido en un hecho tan necesario como repetitivo. Sin embargo, las circunstancias y las consecuencias no siempre son las mismas, pues, en la mayoría de los casos, la centralización trae consigo comisiones de diversas categorías, cuya cuantía depende del coste total, de la manera en que se realiza, la ubicación, etc.

                   

                  Las formas actuales de realizar pagos instantáneos a un bajo coste

                  Consciente o inconscientemente, todos deseamos que nuestros pagos digitales sean seguros e instantáneos. Con ese objetivo, la tecnología blockchain ha entrado en acción. Ha creado un sistema de dinero electrónico peer-to-peer. Para que nos entendáis, nos referimos a la posibilidad de enviar pagos entre dos partes de forma directa sin necesidad de recurrir a intermediarios, como bancos o instituciones financieras.

                  En este caso, conviene hacer una distinción. Los sistemas de pago electrónicos basados en tecnología blockchain no solo tienen en cuenta a quienes envían y reciben las transacciones, sino también a quienes las procesan y las validan. No obstante, la responsabilidad del coste recae sobre quien transacciona. Hablamos de una especie de tarifa o fee. Desde luego, se trata de un coste menor que el que podríamos pagar a través de un sistema bancario.

                   

                  Ventajas de realizar pagos instantáneos de bajo coste

                  La economía evoluciona. Y las maneras de gestionarla, también. Te contamos por qué los pagos basados en cadena de bloques o blockchain están revolucionando el mundo de las transacciones:

                  • Los pagos se formalizan en el mismo momento en que se realiza y no existen intermediarios.
                  • Los impuestos y tasas que puedan existir en cada transacción son mínimos y son repartidos entre los mineros que confirmaron esa transacción.
                  • La seguridad y la privacidad de los usuarios está garantizada gracias a la cadena de bloques o tecnología blockchain.
                  • Las transacciones pueden realizarse en cualquier momento y lugar, además de tratarse de una forma sencilla de pago.
                  • Puedes hacer un seguimiento de cuándo se realiza la transacción, pues sabes que en el mismo momento en que se envía es cuando tú la recibes.
                  • Hace posible un sistema financiera independiente y descentralizado.
                  • Se trata de un sistema más rápido y fluido.

                  Si crees que nos hemos dejado alguna ventaja sin mencionar, puedes contárnosla.

                  El blockchain ha sido el impulsor de una auténtica revolución, la de los pagos en línea. Una tecnología que puede cambiarlo todo.




                  Leave a Reply

                  Your email address will not be published.


                  Comment


                  Name

                  Email

                  Url